Las redes sociales y la privacidad

Sobre este tema se han escrito muchísimos bytes, pero yo quiero escribir mi punto de vista personal. Llevo trabajando en temas de redes sociales desde hace ya más de 4 años, cuando mi socio Álex y yo decidimos lanzar la red social redciclista.com.

Red Ciclista

Poco nos podíamos imaginar que facebook nos iba a pegar tan fuerte a las redes sociales verticales o temáticas. Nuestra idea inicial era abordar un nicho en el que las relaciones giran sobre un mismo interés: las bicicletas, e intereses más particulares como carretera, montaña, bmx, etc. Pero no, facebook quiere tener a todo el mundo y con todos los temas, en un mix que puede volver loco a los que comienzan.

Sobre tus datos privados

Hay un tema que pocos nos detenemos a pensar seriamente, la privacidad de nuestros datos y nuestras acciones. Suele preocuparnos por si nos van a enviar publicidad masiva (spam), o nos van a contactar gente de la que no tenemos interés, pero para mi lo más preocupante es saber qué va a ser de mis datos, mi actividad y lo que se deducirá de ello.

Privacidad en facebook

Siempre he tenido muy presente que los datos son de sus propietarios y por ello siempre han de tener todo el control sobre con quién lo comparten y qué comparten. Como ejemplo, en Red Ciclista puedo existir con mis datos en privado y sólo los conoceré yo, sin tener la obligación de compartirlo públicamente con nadie.

En cualquier red social, un dato que se haga en algún momento público ya estará disponible para cualquier persona o robot que pueda acceder, y posteriormente ser archivado fuera de tu control. También puedo compartir solo con un amigo o un familiar, pero este a su vez puede hacer luego lo que quiera con ello.

Tenemos que tener muy claro que el borrado o modificación de una información no va a implicar que esta desaparezca, es muy probable que esa información, ya archivada, esté relacionada contigo hasta el fin de los tiempos.

Sobre el servicio gratuito

Qué hacen con mis datos públicos y privados redes como facebook, twitter, google+, etc. Lee las condiciones legales y verás que por poco más casi les vendes tu alma. Normalmente seguimos adelante sin mirar, porque entonces sólo te queda una opción estás o no estás, tener el servicio o no, estar relacionado o no.

Redes

Podemos pensar siendo tantos millones de usuarios pasaremos desapercibidos, pero no es cierto, tus datos están filtrados y categorizados como no te lo puedes ni imaginar. Los algoritmos que se utilizan pueden encasillarnos con una fiabilidad impresionante en los temas que supuestamente nos interesan o te interesarán en el futuro.

Las empresas detrás de las redes sociales utilizan estos jugosos datos para que, de forma anónima, otras empresas puedan ofrecerte los clavos reforzados que estás buscando para tu casita de madera en los Montes de Toledo, y de paso unas mosquiteras que no habías pensado aún poner. Esto es publicidad muy segmentada a tus intereses, incluso aquellos más inconfesables.

Pero a veces fallan o se les puede engañar, sólo tienes que hacer una prueba, comienza a navegar y comentar sobre temas de los que nunca antes te habías interesado, por ejemplo la pesca submarina o la cría de musarañas, luego espera un poco y verás las nuevas sugerencias en forma de recomendaciones, publicidad, etc.

Actualización: Si quieres ver más implicaciones sobre tu privacidad, puedes leer el artículo Facebook lanza su nueva plataforma para anunciantes para uso en páginas de terceros

Sobre ser anónimo

Si protegemos los datos para que no sean públicos así deberían quedar, anónimos. El perfil será conocido sólo dentro de esa red social y a los que hemos dado permiso. Los anunciantes que utilizan los servicios de anuncios de la red social no deberían saber nada de forma particular, ni aunque hayamos puesto los datos públicos. La red social sólo vende categorías de perfiles. Un anunciante normalmente quiere llegar a un perfil tipo y le dará igual como nos llamemos. Pero atención, alguien podría querer saber de nosotros de forma más personal.

Anónimos

Si alguien o una entidad quiere conocernos de forma personal, a partir de unos pocos datos personales y las relaciones con gente, podrían sacar un perfil de cómo somos y qué hacemos, cualquiera que acceda a herramientas tan sencillas como los buscadores generales y las cajas de búsqueda de las redes sociales. Es posible investigar la vida de una persona con cierta actividad en las redes sociales, al punto de llegar casi a conocer sus hábitos. ¿Quién no ha buscado compañeros de clase para ver qué es de su vida o cómo son ahora?

Ahora tenemos un nuevo comportamiento, subir a internet nuestra ubicación habitual, con nuestros logros deportivos, paseos, quedadas, citas, etc. Está claro que no solo podrían saber de nosotros sino que también pueden encontrarnos sin dificultad alguna. Como ejemplo real, puedo conocer el lugar donde está un conocido, todo lo tuitea con la ubicación activada, y además es muy activo.

Más preocupante es la captura de datos de gobiernos para ver si somos malas personas. Aquí todos creemos que estamos a salvo, ya que no hacemos nada sospechoso ni nada que no haga la mayoría de los millones de navegantes, nos sentimos ocultos en la muchedumbre. Bueno, en cierta forma es cierto que es complicado que un don nadie sea vigilado de una forma particular, pero los falsos positivos existen, los algoritmos de "encasillamiento" no son 100% fiables y si le toca será una persona VIP sobre quien hacer un especial seguimiento.

Anonymous

Claro que también es posible que seas un empresario o empresaria de éxito, con una gran idea que solo conocen tus amigos más cercanos, y del que casi no hablas con nadie. Pues hay agencias que se dedican a dar servicios de espionaje empresarial. Lo que no se puede demostrar si hay cooperación con el gobierno de turno, pero ¿quién sabe? La de cosas que se estarán contando sobre empresas en las redes sociales ¿verdad? LinkedIn es una mina para explotar información.

Sobre el control de tus datos

El único control que nos queda es usar sentido común, es decir, no compartir nada que no quieres que se sepa de ti. Tan fácil y a veces tan complicado como eso.

Complicado porque si quieres hacer una foto sobre tus partes más nobles y crees que está a salvo en tu teléfono, pues quizás deberías pensarlo de nuevo.

Complicado porque todos tenemos amigos especialmente activos en las redes sociales, que acaban etiquetando tu foto en los sitios más insospechados o añadiendo tu nombre a cualquier cosa que aparece en internet.

Amigos en internet

Sobre el derecho al olvido

Hace poco que Europa exigió a Google el cumplimiento de lo que se conoce como el derecho al olvido, es decir que alguien pueda solicitar a los buscadores que eliminen alguna información personal.

Complicado, incluso aunque google lo elimine de sus índices o de los resultados, la información podrá seguir apareciendo en muchos otros sitios que guardaron en su momento la información. Tu enemigo habrá guardado eso que no quieres que se sepa, y lo publicará las veces que haga falta. Es más cuanto más notoria sea tu oposición más visibilidad tendrá lo que quieres ocultar.

Efecto Streisand
Efecto Streisand

Conclusión

No muestres lo que no quieres que se sepa, y si ya lo has hecho, eliminalo silenciosamente en la medida que puedas. Es cierto que la vida que uno lleva suele ser poco o nada interesante para terceros, hasta que ocurre algo que puede llevarte a ser foco de atención y decidas que mucha información no debería estar ahí.

Cuida con quien te relacionas en las redes, no todos buscan ser amiguetes.

Separa las relaciones profesionales de las más privadas, tienes diferentes tipologías de redes sociales para hacerlo, o diferentes cuentas. Si te es posible, no relaciones una red social con otra de forma directa.